Américo Boschetti es uno de los talentos más impactantes que vieron la luz durante la etapa de la nueva canción en la década del 70 en Puerto Rico. Y con su mensaje social y su canción de contenido es también uno de los cantautores de repertorio más eclécticos en términos musicales.

Nacido en Santurce, el 16 de abril de 1951, sus padres vivían en Corozal, lugar de procedencia de la familia materna, por lo cual siempre se ha considerado corazaleño. Es la influencia de su señora madre, doña Conchita Aponte, la que lo encamina hacia la música y la poesía. De hecho fue ella quien lo llevó a su encuentro con la música cuando en una etapa temprana de su niñez le regaló su primera guitarra. En pleno apogeo del movimiento de la Nueva Ola y de la invasión del rock anglosajón, no ha de extrañar que el joven Boschetti escribiera su primera canción a los 13 años. El tema, compuesto originalmente en inglés, llevaba innegablemente una marcada influencia de Los Beatles y el cantautor Bob Dylan.

Sin embargo, para 1968 Américo comenzó a escribir en español. Y desde entonces comenzó a presentar en sus composiciones una atractiva lírica musical en su idioma materno. Se trata de canciones que bien podrían abarcar el globo mundial en términos rítmicos. Del vals al joropo. De la milonga a la guajira. De la guaracha a la balada. De la salsa al bolero. Del rock al tango. En las creaciones de Américo Boschetti todos los ritmos están presentes de manera abarcadora.

La temática de sus canciones son fieles retratos de sus vivencias. En ellas el mensaje se proyecta desde un punto de vista subjetivo y colectivo, ya que desde el principio de su carrera estuvo decidido a cantar emociones, realidades y sueños que fueran comunes a todos. De ahí que en sus canciones Américo homenajea a la mujer, celebra el amor, le canta a los niños, retrata la vida cotidiana y denuncia sus injusticias.

Después de seis años en Europa, Canadá y Estados Unidos, en el 1978 se integra al ambiente musical de Puerto Rico. Para esa fecha ya Danny Rivera le había grabado “La guaracha del ruiseñor” en el clásico álbum “Alborada”. Y junto a “Verde luz”, de Antonio Cabán Vale “El Topo”, “La guaracha del ruiseñor” fue uno de los cantos más difundidos de aquella etapa en la que se instituyó el neofolklore.

En 1981 Américo debutó en el mercado discográfico con su propia producción “Colindancias”. Esta obra clásica, cuya presentación era entonces un tanto rústica, es hoy considerada pieza de coleccionistas y ha sido reeditada en formato de disco compacto. En este legado de trascendencia Boschetti no sólo entregó un valioso equipaje de vivencias musicales, sino que además contó con el respaldo musical de figuras como Irvin García, Paché Cruz, Joe Vallejo y Moncho Díaz (del grupo Haciendo Punto en Otro Son), Gary Núñez (entonces director del grupo Moliendo Vidrio, hoy director del internacional Plena Libre), Tati Rodríguez (de los grupos Taoné y Tamaná), Héctor Rodríguez (de Atabal) y Carlos Esteban Fonseca, Matilde Cintrón y César Boschetti.

En 1984 Américo se detuvo en su andar por el mundo de la canción popular. Pero no por eso su obra dejó de trascender en el pentagrama nacional. De esta forma el grupo Haciendo Punto en Otro Son le grabó temas como “Caminitos de Arecibo”, “Oye que viene una brisa” y “El Paseo de Nanay”. Katraska, por su parte, difundió “Danza para Carmela” mientras Danny Rivera hizo una hermosa versión de “La canción para los niños”. Por otro lado, el salsero Cheo Feliciano le grabó el tema “Sentimiento” mientras el grupo Caobaná hizo lo propio con “Ay, que amanecer”. Y esta breve muestra se completa con las versiones que el grupo Perla del Sur realizó de “La guaracha del ruiseñor” y el grupo Vereda de “Oye que viene una brisa”.

Si bien Américo estuvo ausente por un periodo de su carrera, en el cancionero no se pudo acallar su música y sus canciones. Pues aún en su silencio voces como Josy Latorre, Moliendo Vidrio y el cantautor Mikie Rivera supieron incluir en sus repertorios algunas piezas clásicas de Boschetti.

Ya, en las puertas de un nuevo siglo, 16 años de exilio quedaron en el pasado cuando Américo irrumpió en el año 2000 con su nueva producción discográfica “Antología sencilla”. Esta nueva obra, en la cual incluye 13 nuevas composiciones, el cantautor presenta una muestra de un puñado de temas compuestos entre 1974 a 1999. La variedad en la temática también se ilustra con los 11 ritmos musicales que abarca en la producción que aporta nueva semilla al movimiento de la nueva canción en Puerto Rico.

Ante este interesante proyecto entonces surge la sorpresiva edición de un concierto realizado en Tetuán 20 que lleva por título “Américo Boschetti y Colindancias”. El compacto, grabado en directo en 1980, es documento fehaciente de una época convulsa que fue pródiga en la cosecha musical. Y en el mismo se puede apreciar el grupo Colindancias original, compuesto por Irvin García en la percusión y coros, María del Carmen Rodríguez cantando como solista y en los coros, Adrienne Lastra en el bajo acústico y el fenecido maestro del requinto, Wichie Rodríguez. En esta grabación, hecha en un cassette double decker desde un sistema de amplificación Peavey, se puede apreciar la atmósfera del ambiente del café teatro de la época de los 80.
Autor:

Fundación Nacional para la Cultura Popular para la Fundación Nacional para la Cultura Popular

Cita Esta Biografía:

Fundación Nacional para la Cultura Popular | San Juan, Puerto Rico: Américo Boschetti. Publicado el 14 de abril de 2014. Accesado el 8 de diciembre de 2015.https://prpop.org/biografias/americo-boschetti/

Nota:

Esta biografía forma parte de los archivos de la Fundación Nacional para la Cultura Popular. En nuestro interés por difundir el conocimiento sobre nuestras grandes figuras, la misma puede ser citada como base de investigación de estudios o como asignación de fines pedagógicos, siempre y cuando se le dé crédito a la Fundación y a su autor, si el mismo ha sido indicado. Todos los derechos están reservados. No se autoriza la reproducción de la misma en medio impreso, técnico o de difusión masiva alguno, con o sin fines comerciales, sin la previa solicitud por escrito a la Fundación y su consecuente aprobación.